Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Tranquila.

Sobrevolaba continuamente todo el bosque. No buscaba presas. Tanteaba las copas de los robles y hayas que formaban una densa espesura, buscando un lugar seguro donde anidar. Extendía sus alas y se dejaba llevar por los cálidos vientos y los susurros constantes que dejaba el rastro de sus aleteos. Tranquila. Sabe que un día encontrará el lugar perfecto.

Entradas más recientes

El caballero de la armadura.

El viaje de su vida.

La última foto.

Búnker

Alicia

La cazadora